miércoles, 20 de abril de 2016

Gotas de recuerdos


Yo te hablaba pero tú no parecías escucharme, todos los fantasmas del pasado pasaron entonces por mi memoria. Siempre fui un patán, siempre malogrando cualquier relación. Te hablo y no me miras, sigues contemplándote frente al espejo en una casa ajena, desconocida, quizás sea en la que ahora vives tú.

Mi sueño me traslada a otros momentos, otras relaciones, inexorablemente rotas cuando apenas comenzaban a madurar. Y allí quedo yo, con los ojos abiertos, a veces arrasados por las lágrimas que pugnan por brotar, pero siempre en silencio. –Qué más decir. A veces pienso que eso ha sido mi vida, una sucesión de fracasos entre intervalos más o menos dilatados en el tiempo.

Quizás han sido las gotas de lluvia que repiquetean en la ventana, las que me han hecho despertar y tener que hacerme recordar este mal sueño. Arrebujado entre las mantas, me doy la vuelta buscando en la oscuridad el olvido de mi vida anterior pero no lo consigo.

En la oscuridad se me representan otros rostros, otros amores malogrados, mil historias que pudieron ser y nunca fueron. Vuelvo a moverme incómodo en la cama y al estirar el brazo me doy cuenta de lo grande que es la cama sin ella y la tristeza que me acompaña.

Por fin suena el despertador, casi como el gong salvador de un luchador grogui, pero antes de enfrentarme con el mundo me encuentro con el abrazo y el húmedo lametón de mi mejor amigo.


2 comentarios:

  1. Há que se recuperar e recomeçar... a vida é tão curta...
    (ainda bem que tem um amigo...)
    Ânimo e sorte!
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carpe Librum! Beijos, rosas e... salve Jorge! :)

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails