lunes, 11 de abril de 2016

Naufrago



Un hálito de esperanza se abrió paso hasta él, no se lo esperaba. Abrazado a su tabla de naufrago no esperaba sino la muerte.
Después de escuchar cientos de cantos de sirenas que se le abrían al paso, comprendió que la salvación se hallaba frente a él, a unas solas brazadas, solo tenía que esforzarse un poco.
El tiempo dictaría su sentencia, solo tenía que dar tiempo al tiempo. Poco a poco la orilla se acercaba, solo rezaba para que en vez de unos terribles farallones encontrase una plácida playa donde dejarse resbalar y abrazado a la madre tierra, descansar y dormir, sobrevivir después de la tormenta.
 Pero eso solo el tiempo lo dirá.


1 comentario:

  1. O tempo é o melhor remédio para as conturbações da vida...
    Um beijo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails